Facebook Twitter Google +1     Admin

Planeación democrática y transición socioecológica: respuesta a la actual crisis del capitalismo.

20200406202145-no-volver-a-la-normalidad.jpg

La Sillavacía publicó el 6 de abril que a una semana que termine la cuarentena las regiones todavía no están listas para atender la pandemia y evitar que el sistema de salud colapse si se dispara el número de contagiados de Covid-19.

Al respecto, Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), consideró razonable planificar medidas como el aislamiento preventivo  “que duren dos o tres meses al menos", para evitar que los hospitales colapsen por un número demasiado grande de personas contagiadas en un período muy corto y nos convoca a permanecer en casa y prepararnos para la vida.

Según el presidente Iván Duque “no podemos estar cerrados de manera indefinida, debido a que “traería enormes costos sociales y de desarrollo para el país”. Para el mandatario existen sectores de la economía que podrían retomar sus actividades, con ciertas medidas de bioseguridad, “a fin de tener la mayor cantidad de puestos posibles”.

La denominada “cuarentena inteligente” del Gobierno de Duque se justifica bajo el supuesto equilibrio entre desarrollo económico y protección de la salud en esta época de cuarentena, sin considerar que “los datos de contagiados tienen un retraso de 15 días y que las pruebas aún no se hacen de forma masiva en el país por lo que aún falta tiempo para que se produzca el pico de infectados y muertes”.

Para frenar el crecimiento exponencial del contagio, lo inteligente es resistir varios meses como lo ha demostrado China, incluso para reflexionar sobre las causas de las pandemias, de la crisis climática y sobre las alternativas para vivir mejor, sin tanto miedo e incertidumbres.

Pero “a los motores ciegos de este modelo depredador no les conviene pensar ni les interesa que la gente piense: sólo que trabaje y consuma”, sostiene con vehemencia el poeta William Ospina.

Ese modelo depredador explica las causas de las pandemias donde se conjugan factores como el desplazamiento de animales de sus hábitas naturales por deforestación; el sistema de la agricultura industrial tóxica; enfermedades que llegan a zonas marginales de ciudades, de comunidades desplazadas, sin acceso a programas de salud y nutrición.

En Colombia, el modelo extractivista de despojo y de erosión de la biodiversidad, lleva décadas acumuladas de minería, energía y agronegocios de proyectos  de infraestructura como hidroItuango, El Quimbo, y de concentración de tierras en manos de ganaderos, latifundistas, agroindustriales que desplazan y asesinan a líderes sociales.

La decisón del Gobierno es volver a la normalidad, a mantener la economía neoliberal  que según Manfred Max Neef, “mata más gente que todos los ejércitos del mundo juntos”, incluidos los de las pandemias.  Las empresas extractivas presionan el regreso de los trabajadores a producir sin límites para el mercado del consumo, como garantía de mayor acumulación de riquezas, sin importar la vida.

La propuesta de los movimientos sociales y los ciudadanos no se reduce a cómo enfrentar esta pandemia, porque se va a mutar en otras mientras se mantengan las condiciones actuales de dominio del capitalismo, causante de los enormes problemas como la crisis climática, de salud, alimentación, entre otros.

Se refiere a la urgencia de un cambio radical por una Planeación y transición socioecológica, es decir, “de volver a aprender a planificar nuestras economías en función de nuestras prioridades colectivas y no en función de criterios de rentabilidad". Una transición desde lo público y lo comunitario hacia las energías renovables, la agroecología, una agricultura campesina biológica basada en unidades familiares, cooperativas o granjas colectivas, contra los agronegocios.

En las circunstancias actuales hay que construir colectivamente planes de contingencia de mediano y largo plazo, a nivel local, para responder a las prioridades que demanda la actual crisis, entre las que se destacan:

1.- La convocatoria a la participación de todos los actores sociales para construir diagnósticos y propuestas para superar la crisis.

2.- Exigir el no pago de la deuda pública y que los organismos multilaterales y financieros internacionales constituyan un fondo mundial para financiar a todos los países para la atención de la población, el fortalecimiento de los sistemas de salud pública, de materiales hospitalarios, de los kits de pruebas masivas, el pago de salarios y garantía de condiciones de trabajo dignas para los trabajadores vinculados al sector.

3.- Revertir las reformas tributarias que han exonerado a las grandes empresas e imponerles impuestos directos y progresivos. La población trabajadora no puede continuar asumiendo el costo del gasto público con impuestos indirectos y regresivos o con rebajas salariales para contribuir a fondos para combatir la pandemia.

4. Garantía de estabilidad del empleo y del salario para trabajadores/as, ya sea en condiciones de formalidad o de informalidad y prohibir la suspensión o terminación de contratos de prestación de servicios temporales durante el tiempo que dure la emergencia e implementar el teletrabajo donde sea posible.

5. Garantizar la alimentación, higiene y habitación a personas en situación de calle e implementar planes de distribución de alimentos y elementos de higiene a familias en situación de vulnerabilidad, incluyendo acceso a servicios básicos (agua, electricidad, gas, etc.), gratuitos.

6.- Reforzar y/o implementar políticas de prevención y atención de la violencia intrafamiliar, especialmente la violencia de género y el abuso en niños(as).

7.- Definir medidas de ampliación del gasto público que incluyan: subsidios al desempleo; reducciones al pago por alquiler, impuestos o servicios; transferencias monetarias básicas para trabajadores informales del campo y de la ciudad; subsidios a la pequeña agricultura y a la agricultura familiar; apoyos a las PyMEs y micro PyMES.

8.- Solicitar a los docentes dar prioridad a la atención de los niños/as en coordinación con los padres de familia a través de las plataformas u otros medios virtuales, donde las condiciones lo garanticen, especialmente, en aspectos psicosociales y orientación educativa para mejorar la calidad de vida.

06/04/2020 14:28. Autor: Miller Armín Dussán Calderón #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Jesús Rafael Gamarra Luna

Me asombra cantidad de teorías mágicas que sugieren, por no decir afirman, que "nada será igual". Voluntarismo mágico.
Efectivamente, entramos a un proceso de consolidación de sistemas excluyentes. El Dr libreros habló de la bioética. Es decir, en esta circunstancias del Covid-19 se está aplicando la eutanasia en segmentos poblacionales; la pena de muerte en las cárceles, sectores populares, comunidades indígenas, pueblos transfronterizos.
El estado colombiano está realizando en este período todas las aberrantes reformas que ha querido, laboral, financiera, fiscal.Es sintómatico que en plena pandemia se agudizaron los asesinatos de líderxs, pero también se impuso otro modelo en contra de los procesos de diálogo.
Vevíamos en un momento de auge del movimiento social con el paro del 21N y en 4 meses, todo indica que, entramos a un refleujo.
Nos corresponde repensar la línea de construcción de los procesos de cambio y de la democracia.

Fecha: 09/05/2020 11:24.


gravatar.comAutor: Elizabeth Cadena Restrepo

bueno sabemos que tenemos una emergencia mundial esto no es del gobierno, no es de los empresarios, es de todos, hay que hacer estrategias que ayuden a todos los sectores sabemos que debemos estar en casa hagamos de nuestros hogares las empresas y trabajemos para subistir en esta emergencia aqui toddos tenemos que mponer ell grano de arena para para cuidarnos y subsistir. Como podido ver el gobierno ha tratado de ayudar, los bancos han dado alivios, creo que falta que nos concienticimos y nos creamos lo que esta pasando.

Fecha: 09/05/2020 18:17.


gravatar.comAutor: Erwin Yesid Arias Celis

El verdadero fin de este desenfreno por devorar la naturaleza, es que la consciencia sea colectiva a nivel mundial, que en las grandes cumbres sobre cambio climático, ya sea los espacios de la OCDE o por los convocados por la ONU, se apliquen los principios mínimos establecido por Manfred,

• La economía debe servir a las personas, no las personas a los sistemas económicos neoclásicos de un capitalismo extremo y devorador de los más débiles.
• El crecimiento no es lo mismo que el desarrollo. En el desarrollo sostenible propiamente nos permiten ser creativos e innovadores ante los escenarios de un futuro más amigable con el medio ambiente.
• El crecimiento económico permanente es imposible en un sistema cerrado como la tierra en el cual los recursos son finitos y pueden ser no renovables al contaminar el ambiente que permite el desarrollo de la vida en todo su esplendor. Es decir, lamentablemente hay un punto de no retorno, cuando por ejemplo a causa de toda esta política extractivista generamos un aumento en la temperatura global de 2 o mas grados. Esto causa destrucción de las especies y afecta en general todos los sistemas de los que realmente dependemos.
• Los países tercermundistas deben luchar y sentar precedentes sobre sus derechos a manejar sus propios modelos económicos.

Estoy seguro de que es posible avanzar si se cambia el modelo neoliberal que nos domina. este mundo está al borde de la hecatombe si no se hace reacciona a tiempo, porque el planeta ya no aguanta más contaminación, y tampoco más desigualdad y vulneración de los derechos humanos.

Fecha: 13/05/2020 16:15.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Sitio certificado por
Adoos
garage rent
gratis plaatsen

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris